No conocía el cuento como está escrito, pero si, en mis clases siempre reitero el compromiso que asumimos al ingresar al Dojo. No es con la Escuela, ni con el Sensei, no es con el lugar ni con sus compañeros, es con uno mismo. El comportamiento y la actitud en el dojo, es la misma fuera de él. Por eso, no hay excusas…

Que disfruten de la lectura!.

Les obsequio a todos este bello #cuentooriental que espero les guste y lo compartan.

…»Durante la era Meiji algunos Samurai se dedicaron a enseñar Artes Marciales después de la caída del Shogunato.

Cierta vez en medio de una extenuante y muy dura clase un maestro Samurai de Artes Marciales tuvo que interrumpir su clase por la llegada tarde de uno de sus alumnos. Ese día en especial estaba cayendo una fuerte tormenta. El maestro con mirada severa reprendió al alumno por su tardanza, que intentó disculparse y decidió que era momento de dar una lección a todos y les dijo:

– «No me interesan sus problemas, tienen que venir a entrenar. Si llueve, si no tienen dinero, si están triste por algo, no me importa, su compromiso está aquí y tienen que venir a entrenar-”.

Uno de sus alumnos le dijo:

-«Sensei, creo que está siendo demasiado severo, si algún día nos encontramos en una situación muy complicada, ¿realmente nos obligará a venir a entrenar?-«.

El maestro respondió:

-»Mira, no se trata solo de entrenamiento, se trata de la vida misma. ¿Crees que mañana le importará a la vida si estás fuera de casa?. ¿Crees que le importará si tienes dinero o no?. ¿Crees que a la vida le importa si estás triste por algo?. DE NINGÚN MODO!!.

La vida tiene que continuar y tienes que pasar por eso. Eso significa entrenar, es un compromiso que haces, no conmigo, sino contigo mismo. Es un compromiso que superarás cualquier obstáculo, que sin importar las consecuencias, llegarás a tu destino y que lograrás tus metas. Aprendan esto, entiéndalo, y un día verán que el Arte Marcial no solo les enseña a defenderse, sino que también les enseña a ser un ganador, un ganador en la vida!-«

Fuente: https://www.facebook.com/fernandoacartofiel/posts/1226194424413558

Autor: Fernando A. Cartofiel

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *