Interesante artículo donde se explica de forma detallada el concepto de la distancia. En este texto, se hace referencia al trabajo que venimos realizando estudiando bunkai y luego kumite, cuando menciona que: «lo mejor para evitar convertirse en el foco de un ataque, es no estar en ese lugar». También como hablamos con los niños, entender la idea de «Karate ni sente nashi» – en Karate-do no existe el primer ataque -, manteniendo la distancia adecuada y alejarse de la violencia, en muchos casos evita situaciones de conflicto.

Buena lectura!.

Me he permitido recopilar varios escritos y conceptos, derivados de diferentes Budos, a cerca de este asunto, para que podamos tener una mejor idea del concepto en sí.

間 合 い mAAI es la distancia, el intervalo espacio-temporal entre dos contendientes.

Formalmente, la «distancia de compromiso». Es un concepto complejo, que incorpora no solo la distancia entre los oponentes, sino también el tiempo que se tardará en cruzar esa distancia, el ángulo y el ritmo del ataque. Es específicamente la posición exacta desde la cual un oponente puede golpear al otro, después de tener en cuenta los elementos anteriores. Por ejemplo, el maai de un oponente más rápido está más lejos que el de un oponente más lento. Es ideal para un oponente mantener maai mientras se evita que el otro lo haga, lo que significa que pueden golpear antes que el oponente (en lugar de golpear a la vez, o ser golpeados sin poder devolver el golpe).

Con respecto a kokoro 心 que, tanto en chino como en japonés se refiere de igual manera a corazón como a mente, podremos decir que, en este caso, si simplificamos, podríamos resumir que 心 の 間合い kokoro no maai se refiere en realidad a una distancia mental, que sólo existe a nivel de sentimiento o apreciación en nosotros, pero, tampoco sería verdad, o exacta, esa definición.

Realmente hay una distancia denominada teki no maai てき の 間合い, que es la distancia a la que está nuestro enemigo de nosotros, y que, dependiendo de sus acciones de aproximación hacia nosotros, consiga despertar un punto de alarma o intimidación que, para protegernos, nos obligue a tomar la iniciativa intentando adelantarnos por velocidad a su esperado, o intuido, ataque.

Así es que si kokoro no maai representa el aspecto mental, entonces, es otra capa del concepto de maai : En esto se refiere al espacio entre pensar y actuar, considerando una posibilidad y actualizando esa posibilidad. Abarcando más que la velocidad de reacción, kokoro-no-maai, el espacio entre los corazones, abarca qué tan rápido un karateka puede reconocer una posibilidad (kyo, definida como debilidad o punto débil) y aprovechar esa posibilidad.

Se puede decir que kokoro-no-maai es más que una velocidad de reacción, porque la velocidad de reacción, al menos en las artes marciales tradicionales, simplemente se refiere a la velocidad a la que uno puede actuar y está casi puramente determinada por las limitaciones físicas del cuerpo.

Kokoro-no-maai, por otro lado, es la capacidad del karateka para asediar el control sobre una breve apertura en la técnica de un oponente y convertirla en su ventaja. También se refiere a la distancia que está considerando.
La velocidad, entonces, no es el factor decisivo en kokoro-no-maai: si lo es la comprensión y la conciencia. Entonces, se refiere a la capacidad de ver un ataque a medida que se desarrolla y comprender la miríada de posibles acciones que se pueden tomar durante cada punto del ataque. Esta visión le permite al practicante verdaderamente avanzado responder de manera simple, con ataques sencillos, con economía de movimientos, con consistencia y sin desperdiciar energía, movimiento, o tiempo, en lugar de utilizar movimientos amplios.

Cada vez que veo un combate de Rafael Aghayev, observo como utiliza ese sentimiento de peligro que provoca su aproximación al adversario para testar el nivel de alerta, o la kokoro-no-maai del adversario, entonces, cuando lo tiene claro, lo utiliza en beneficio propio o, utilizando shukuchiho 縮地法, se aproxima rápidamente a él, entrando en irimi y en taiatari 体当たり(cuerpo a cuerpo) provocando un kuzushi 崩し(desequilibrio, colapso de la estructura) posicional.

Otras veces le he visto provocar la anticipación (mediante el control del kokoro-no-maai) del adversario (especialmente cuando reacciona de maite zuki), pasando bajo su técnica al utilizar la kawashi waza mae kagami, para después hacer taiatari y realizar ryote ashi dori y derribarlo.

De igual manera, cuando el adversario le ataca con mawashi geri, el realiza las kawashi wazas otoshi mi o mae kagami para evadir el ataque, entra en irimi, produce el kuzushi, la mayoría de las veces posicional, y le derriba.

Es fácil identificar, si tomamos fotograma a fotograma la acción técnica de Rafael Aghayev, es decir, si tomamos el todo y lo subdividimos en sus partes, cada fase de su acción técnica y su estrategia, incluso de ver hasta que punto es capaz de utilizar los principios chen (hundir) y fu (flotar) aplicándolos de manera magistral.

Hay otras maneras de ver el significado de 心 の 間合い kokoro-no-maai. Y una de ellas es aquella de evitar convertirse en blanco de un ataque, así es que una manera de no ser un objetivo es no estar allí cuando algo malo suceda.

Esta es una idea profunda, que entronca con la máxima karate ni sente nashi, o de que no existe el primer ataque en karate: evitar el conflicto es la base de ella, y creo que ha sido muy mal interpretada desde siempre.

Las estrategias para lograrlo incluyen no estar en un área con problemas o con personas con problemas. Si pasamos el tiempo con personas que están en conflicto, o que buscan el conflicto, lo más probable es que el conflicto acabe por atraparnos en algún momento.

Si pasamos tiempo en un lugar donde suceden y hay muchas probabilidades de que sucedan cosas malas, entonces aumentarán nuestras probabilidades de convertirnos en un objetivo.

Kokoro-no-maai no nos indica solamente la distancia de peligro para recibir un ataque, también la intuición de que ese ataque pueda producirse, y el momento de desaparecer del lugar para evitarlo.

Tambien, a veces, y tengo bastante experiencia en ello, sin perder un ápice de nuestro espíritu de alerta, una actitud conciliadora, amistosa, y sonriente, mostrando seguridad en nosotros, puede evitar el conflicto.

Una sonrisa cordial no está reñida con la alerta y la preparación ante la agresión, y muchas veces puede evitarla.

Fuente: http://www.rincondeldo.com/kokoro-no-maai/

Autor: Ramón Fernández Cid

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *